Her & Lost In Translation

por Avanti

22/08/2023

Camm

Cine

Películas

0 comments

Dos miradas, la misma historia

Her & Lost In TranslationCon diez años de diferencia, las obras maestras de Sofía Coppola: Lost in Translation (2003) y Spike Jonze: Her (2013) han cautivado al público y a la crítica durante años. Comparten similitudes sorprendentes debido a las experiencias personales de sus directores. Reflejan su relación y el peso de la soledad de la vida moderna. Cada uno reconoce el final de su vínculo y cómo los hizo sentir.

El romance de ciencia ficción de 2013 y la comedia dramática de 2003 son películas que exploran la soledad del espíritu humano. A pesar de haber sido estrenadas con una década en medio, son más similares de lo que aparentan y comparten muchos puntos en común que pueden pasar desapercibidos para el ojo poco entrenado. Sin embargo, ambas poseen una riqueza a la que todos deberían tener acceso y hoy queremos compartirla con vos.

¿Alguna vez te percataste que son dos puntos de vista del mismo relato? Si no lo sabías, esta nota te va a encantar.

Tanto Lost in Translation como Her son algunas de las películas independientes más célebres de su tiempo. Ambas han logrado seguidores de culto. Pero no todos los films son para todos los espectadores y estas dos versiones de la misma historia lo prueban.

Lost in Translation tiene un ritmo lento y contemplativo, que refleja el estado de ánimo de los protagonistas. Explora temas como el choque cultural, la comunicación, el matrimonio y el existencialismo. Mientras que Her tiene un ritmo más dinámico y atractivo, que contrasta con la soledad del protagonista. Habla de la tecnología, la inteligencia artificial, el amor y la identidad.

 

Para ponerte un poco en contexto.

Her & Lost In TranslationEl 26 de junio de 1999 Spike Jonze y Sofía Coppola se casaron. Siete años después de conocerse en el set del video musical de Sonic Youth para la canción “100%” que Jonze estaba dirigiendo en ese momento.

Algunos de los motivos que se mencionan para su fracaso matrimonial son las diferencias irreconciliables, la distancia, el trabajo y la falta de comunicación.

Coppola se sentía sola y abandonada por Jonze, que estaba muy ocupado con sus proyectos y viajes.

Jonze se sentía incomprendido y rechazado por Coppola, que no compartía su visión artística ni su sentido del humor.

Ambos buscaron consuelo en otras personas o en la tecnología, pero nunca lograron recuperar la conexión que habían tenido al principio.

No es coincidencia que se haya hecho oficial el divorcio unos pocos meses después del lanzamiento de Lost In Translation de Coppola. Ella fue la primera en contar su versión de los acontecimientos.

Desde el momento de su estreno, los cinéfilos señalaron las similitudes entre los matrimonios fallidos tanto del personaje principal como de la directora. ¿Coincidencia? Por supuesto que no.

 

Lost In Translation

Her & Lost In TranslationLost in Translation es la primera de lo que bien podría ser una trilogía autobiográfica de Coppola. Es su segundo largometraje, pero es donde su estilo y técnica realmente comienzan a brillar. Incluso obtuvo un Oscar a Mejor Guión Original.

La historia nos cuenta sobre la vida de Charlotte (Scarlett Johansson), una joven graduada de Yale, atrapada en un matrimonio sin amor con su egoísta esposo fotógrafo, John (Giovanni Ribisi). Ella se siente a la deriva en un mundo lleno de posibilidades, toda esa libertad pesa sobre ella.

El brillante paisaje urbano de Tokio es una analogía perfecta de cuán vasto es este mundo y cuán extraña se siente en él. Incluso John le parece un extraño, interactuando a la perfección con todos e incapaz de mirar más allá de su propia carrera.

Este film ofrece una visión complicada y matizada de la soledad que pocas otras películas han podido replicar. Es una película profundamente humana.

Coppola ha declarado que John “no es Spike, pero hay elementos de él allí, experiencias vividas, elementos de su personalidad”. Aunque no pareciera ser una coincidencia que el personaje distante del esposo impulsado por su carrera resulte ser un fotógrafo musical cuando Spike Jonze es famoso por sus videos musicales y conexiones con bandas de rock.

Lo que Sofía sí reconoció es que refleja su propia experiencia de vivir en Tokio y sentirse desconectada de su marido. También ha dicho que la película es una forma de expresar su melancolía, su sentido del humor y su amor por Tokio, una ciudad que le fascina y le asusta al mismo tiempo. Coppola también ha revelado que algunas escenas de la película son autobiográficas, como cuando Charlotte visita un templo budista o cuando Bob graba un comercial de whisky.

Sofía, como Charlotte, es una mujer extremadamente consumada. Es una de las directoras más destacadas de todos los tiempos, parte de una familia distinguida y ganadora de muchos premios. Charlotte es una joven astuta, educada en una de las universidades más prestigiosas del mundo, pero al lado de su marido, se siente inferior. No sabe bien qué hacer de su vida profesional, su carrera, está buscando su rumbo. Y no se siente acompañada.

Esto podría ser una analogía entre ellas dos. Si bien Coppola venía de estrenar Las Vírgenes Suicidas antes de casarse, no había sido un éxito en taquilla, aunque sí muy bien recibida por la crítica.

Y, sin dejar de especular, podría ser así como se sintió Sofía junto a Spike, quien estrenó su exitosa película, Being John Malkovich, apenas unos meses después de casarse.

 

Her

Her & Lost In TranslationLa otra parte de la historia no se haría pública hasta diez años después, cuando se estrenó Her.

En un futuro no muy lejano, Theodore (Joaquin Phoenix), un treintañero introvertido y solitario. Vive del recuerdo de Catherine (Rooney Mara), su novia de la infancia y quien cree que fue el amor de su vida. En la distópica ciudad de Los Ángeles, trabaja para una empresa que contrata escritores profesionales para redactar cartas para que los clientes se las den a sus seres queridos, rebasadas de poesía, sentimiento y emoción.

Theodore encuentra consuelo para su corazón roto y vacío en Samantha (con la voz de Scarlett Johansson), una asistente virtual que trabaja para satisfacer todas las necesidades del propietario. A medida que avanza la historia, nuestro protagonista descubre que el mundo de Samantha es mucho más grande que el suyo, y poco a poco aprende que estar sólo consigo mismo no es necesariamente igual a estar solo.

Mientras Lost In Translation nos presenta diferentes situaciones del matrimonio, Her nos cuenta sobre el divorcio. Creo que una forma de verlo es pensar en Samantha, el sistema operativo, simbolizando la creciente afinidad de Jonze por su trabajo que pronto comienza a tener prioridad sobre todas las demás cosas en su vida, como su relación.

Theodore es un personaje muy simpático, su sensación de soledad se muestra mucho más simplificada que la que vivimos en Lost In Translation.

Él habita en la misma gran ciudad en la que creció, es dueño de una hermosa casa, tiene un trabajo estable y amigos que lo admiran, su único problema es que no tiene a nadie con quien compartir su vida, una pareja.

No es solo una película emocionalmente inteligente, sino también visualmente impactante. El diseño de producción es futurista, pero familiar, rebosa de energía creativa. Sin embargo, a pesar de cuánto nos cautiva el escenario, el punto principal siempre son las emociones del protagonista, y casi exclusivamente de él.

 

Puntos de comparación

Her & Lost In TranslationEn Lost In Translation, se nos plantea una idea general del carácter del cónyuge opuesto, ella habla de su pareja. John es un tipo artístico y ególatra cuya carrera tiene prioridad sobre su matrimonio.

En Her, casi no tenemos información sobre la vida de la ex esposa de Theodore, Catherine, excepto por una escena clave donde ella menciona con rabia que su relación terminó porque Theodore “no podía manejarla” y quería medicarla para calmarla. A diferencia de Lost In Translation donde los defectos de Charlotte nunca se examinan realmente, no habla de ella misma. En esta escena podemos vislumbrar claramente el punto de vista de Catherine, nos hace preguntarnos qué hizo mal nuestro personaje principal para dejar que su relación se arruinara. Esto podría considerarse una forma de escape del director, confrontando cualquier responsabilidad que pudiera haber tenido por su propio matrimonio fallido a través de Theodore.

Her & Lost In TranslationAunque Jonze tenía mucha experiencia cinematográfica antes que Her, este fue el primer guión que escribió completamente solo, basándose en su propia experiencia. Separarse de Sofia Coppola y salir con Karen O, la cantante de la banda Yeah Yeah Yeahs. Está claro lo personal que es esta historia para él, no hay duda de que es al menos semi-autobiográfica. Y también obtuvo un Oscar al Mejor Guión Original.

Jonze ha revelado que algunas escenas de la película son autobiográficas, como cuando Theodore recuerda los momentos felices y tristes con su ex esposa o cuando Samantha contrata a una mujer para intentar conectar con él.

 

En Hollywood, es fácil beneficiarse del drama de las celebridades, pero rara vez la gente de la industria crea un arte tan poderoso como Lost In Translation y Her.

Se lanzaron con una década de diferencia y ambas películas provienen de un lugar de dolor y pena personal, y una emoción genuina y sincera que pudieron traducir maravillosamente a la pantalla.

Son un ejemplo clásico de transformar los sentimientos en arte, para el disfrute de todo el mundo.

 

Her & Lost In TranslationCoppola coloca a sus dos protagonistas en un contexto totalmente diferente al que están acostumbrados, y reflexiona sobre cómo las personas se relacionan con el mundo que los rodea. Culminando en las presiones que se muestran en la pantalla: Bob reevaluando cómo encajan el trabajo y la familia en su vida actual, y Charlotte experimentando constantemente una sensación de no pertenencia en la suya.

Por el contrario, Jonze continúa con este mismo principio y crea un contexto muy similar para Theodore, pero cambia el lente. Opta por ver cómo su protagonista se relaciona con las personas, no con el mundo en el que vive. Naturalmente, el mundo de Theodore trae variables que Charlotte y Bob no tienen, que son la tecnología y las redes sociales.

Mientras que la deriva de Sofía en Lost in Translation habla de un sentimiento más “analógico”, Spike usa todo su contexto personal para reflexionar sobre cómo estos dos factores afectan la naturaleza humana y el proceso de conexión. Podemos estar conectados todo el tiempo si así lo elegimos, y con lo que tengamos ganas de conectarnos. Sin embargo, tratar con la gente es algo completamente diferente.

 

En resumen

Her & Lost In TranslationLa conclusión a la que llegan Coppola y Jonze es diametralmente opuesta, pero ambas esperanzadoras.

Coppola, siempre soñadora, establece una conexión entre dos personajes muy diferentes, en dos momentos muy distintos de la vida. Aun así, todos quieren ser encontrados, y sucede. Ni siquiera la neblina de neón del amanecer de Tokio debería interponerse en el camino. Después de todo, el amor puede suceder incluso en los lugares más extraños.

Jonze, en contraste, reconoce la individualidad de sus ex parejas, tanto de Catherine como de Samantha, y entiende que es perfectamente posible estar solo entre la multitud. Lamentablemente, para asimilar esa idea tenemos que pasar por desamores y conexiones fallidas.

Her & Lost In TranslationLost in Translation y Her son dos películas que muestran el talento y la sensibilidad de sus directores.

Ambos films son el resultado de una experiencia personal y dolorosa. Es innegable que ofrecen dos visiones muy distintas de una misma historia de amor. Pero también de una creatividad y una pasión por el cine.

Los directores nos invitan a reflexionar sobre el amor, la soledad, la comunicación y la identidad en el mundo contemporáneo. Estas creaciones cinematográficas son obras maestras que merecen ser vistas y apreciadas por todos los amantes del séptimo arte. Si no las viste, es momento de frenar todo y correr a maratonearlas, tenés que verlas. No te vas a arrepentir.

 

Her & Lost In TranslationI LOST HER.

Her, una carta de amor a Lost In Translation.

 

¿Crees que Her es una respuesta a Lost In Translation? ¿Es esto posible? ¿O sólo son dos puntos de vista de la misma historia?

Si estás familiarizado con ambas obras, ¿Cuál te gustó más? ¿Qué opinas de las diferencias entre las películas?

Dejame tus respuestas en los comentarios.

 

Y si te gustó la nota, no olvides suscribirte a nuestra base de datos para recibirlas apenas las publiquemos.

 

Escrito por Camm
Contenido recopilado de Internet
Avanti! Producciones


Escrito por Avanti

Producciones integrales de diseño originales y creativas. Fotografía, video, diseño gráfico, web; ilustraciones y animaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *